La noche que llegó la luz a las calles de Guatemala

El hombre de pelo espeso y bigote pronunciado leía una solicitud que se le había enviado. Era una petición para organizar un cuerpo de servidores públicos que se llamarían “serenos” y que velarían por la seguridad de la ciudad de Guatemala todas las noches. Era 1842 y la Polícia estaba lejos de existir. Además, en la carta le pedían autorizar la implementación del alumbrado público, para evitar que las calles estuvieran oscuras. “¿Quién requiere seguridad y luz en un lugar tan tranquilo como la ciudad de Guatemala?” pensó, y luego arrugó la petición que terminó en la basura. Cuatro meses después se le alumbró el foco, o mejor dicho el farol, y ordenó el establecimiento del  grupo policiaco además de luz pública todos los días. Esta persona era Rafael Carrera, Jefe de Estado, y ésta es la historia de cómo cambió de parecer…

 

Screen Shot 2019-03-24 at 1.14.09 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .